Reportan 24 heridos y 15 detenidos, conflicto cocalero persiste e intentarán nueva retoma de Adepcoca

Los enfrentamientos entre policías y una facción de los cocaleros de los Yungas se prolongaron por más de cinco horas, con el saldo de 24 heridos y 15 cocaleros detenidos, el piso de un edificio en llamas y un bus dañado. Los movilizados instalaron una vigila y anunciaron que este martes volverán a intentar la toma de los predios de Adepcoca, controlado por el dirigente Arnold Alanes.

Este lunes se cumplió el sexto día de conflictos. El sub comandante Departamental de la Policía, Hernán Romero, informó que “fueron cinco horas de asedio y de hostigamiento hacia miembros de la Policía” con –dijo- el lanzamiento de cachorros de dinamita que explotaban cerca de los uniformados con un gran estruendo.

Pasada las 22.00, los cocaleros convocados por el dirigente Pedro Poma del Comité de Autodefensa instalaron una vigilia en una de las calles aledaña al mercado de coca. “Vamos a seguir permanentemente con el objetivo de recuperar (Adepcoca), mañana (martes) vamos a seguir bajando (a Adepcoca)”, anunció.

Pasada las 14.00 empezaron los enfrentamientos, cuando la movilización convocada por Poma se acercaba a las instalaciones de Adepcoca, foco del conflicto. A los gases lacrimógenos lanzados por los policías, los cocaleros respondían arrojando cachorros de dinamita que explotaban cerca de los uniformados.

Más de cinco horas se prolongó el conflicto en la zona de Villa Fátima. Evelyn Cossio, abogada de los cocaleros, informó a Cadena A que hay 24 heridos y 15 aprehendidos en celdas policiales por los choques de este lunes en la zona de Villa Fátima.

Alanes, dirigencia reconocida por el Gobierno, convocó a los movilizados a apostar por el diálogo.

En el lugar del conflicto se incendió un piso de un edificio. Los habitantes del edificio denunciaron que el incendio se originó debido a los gases y balines lanzados por los policías en su intento por dispersar a los cocaleros movilizados.

También fue dañado un bus de transporte interprovincial por la detonación de los cachorros de dinamita y piedras arrojadas por los movilizados.

Vecinos de la zona expresaron su molestia por el accionar policial y advirtieron con armar barricadas. Pasadas las 22.00 había cierta tranquilidad en la zona.

“Hemos retomado el control”, aseguró Romero.

Armin Lluta es dirigente de uno de los sectores en conflicto y este lunes debía declarar en un proceso abierto en su contra. La audiencia fue suspendida.

Por el momento persiste el conflicto y la tensión en Villa Fátima. No prosperó el intento del vicepresidente David Choquehuanca de resolver el sábado el conflicto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *